• Bonnie fundó el Estudio de San Fernando en el 2006, y luego se expandió a Santiago en el 2013. Cada paso que da es con cariño, entrega y completa dedicación. 

  • Nuestra Directora Bonnie

    Bonnie es la fundadora y Directora de nuestro Estudio. Ella tenía tres años cuando sus hermanas mayores tomaban clases con la maestra Alicia Targarona, lo que la llevó a ella a comenzar a aprender la disciplina también. Fue ahí donde empezaron sus sueños de ballet. Más adelanta, la maestra Alicia se trasladó a trabajar al Teatro Municipal de Santiago, lo que la motivó a audicionar para la Escuela del mismo. Fue en diciembre del 89’ cuando Bonnie realizó la prueba de ingreso, quedando elegida para entrar el año 90’ como alumna. Cursó todos los niveles del Municipal, primero de la mano de la maestra Alicia, quien la formó como bailarina en esa primera etapa. Más adelante, su maestra fue Rosa Rivano, quien inculcó en nuestra Directora una manera particular de ver la instrucción del ballet: enseñar con rigurosidad, pero a la vez con paciencia y cariño.  

    En este camino de estudiante, participó del ballet de Cámara del Teatro Municipal, dirigido por el maestro Claudio Muñoz. Desde los 11 años bailó con la compañía en obras como: Cascanueces, La Bella Durmiente, La Doncella de Nieve, entre otras. En el ballet de Cámara fue parte de obras coreografiadas por maestros como Jaime Pinto e Hilda Riveros.

    En el año 2002 Bonnie descubrió una nueva pasión: la enseñanza del ballet. En ese año comenzó a desarrollar la pedagogía reclutada por Sara Nieto para ser maestra de su Escuela, donde ejerció en ese cargo y luego como Sub Directora hasta el año 2012.

    Paralelamente, en el 2006 inicia su propio Estudio en San Fernando, en la VI Región, el cual en el año 2013 se expande a Santiago. Fue en todos esos años de enseñanza, de trabajar con niñas de todas las edades y condiciones físicas, que Bonnie decidió abrir un espacio donde todas pudiéramos soñar con el ballet y convertir ese sueño en realidad. Hoy ambas sedes del Estudio son un hogar para todas las niñas que tienen pasión por aprender a bailar, y Bonnie se encarga de encaminarlas y tomarlas de la mano en cada paso, para juntas ir buscando la superación personal todos los días.